Para quien Decide Ofenderse

Para quien Decide Ofenderse

Para opinar, para entendernos, para comunicarnos, no es lo mismo hacerlo como hace 30 años que hacerlo ahora en 2020… parece que cada pequeño detalle obviado en una opinión, puede hacer que tu cabeza ruede en cuestión de segundos si no seguiste los parámetros de lo que dicen es o debe ser “políticamente correcto”.

Bueno o malo, no lo sé, pero si debemos respeto a las ideas, a la diversidad, a la manera como cada quien dirige su vida. Anteriormente entendía este mundo como algo muy homogéneo, ya de adulto sé que no es así, nunca más es así, formar ese criterio dentro de tanta dinámica social nos aleja de entender que no somos iguales. Ahora bien, ¿quien merece darle título de “policías del pensamiento” a una cantidad de masa enardecida que parece mandar sobre lo que otros expresen…?

A medida que avanzo en edad, en tiempo, voy comprendiendo que debo formar y nutrir mucho mi criterio sobre cualquier tema, opinar por lanzar una idea, no siempre resultará la mejor opción en alguno que otro debate, de esos que suelen acompañar nuestro dia a dia, escucho cada atrocidad de gente a mi alrededor, para mi está mal, muy mal, son preconceptos tan inauditos, y cuando no es eso, parece que decidimos ser  ignorantes selectivos en temas donde existe un sin fin de información, que sin duda podrían  ilustrarnos más, pero no, es obviado porque no es de interés para ese individuo… 

Nos enfrentamos a una vorágine de voces que simplemente se expresan para no sentirse “fuera de grupo o excluídos”.

Obviamente las Redes Sociales son el punto de partida de esta polémica, eso me lleva a pensar que: no es que antes éramos todos más “tranquilos”, simplemente no había tanta difusión como hoy debido a cada macabra red social que terminan adaptando pensamientos, tendencias, ideas… una estandarización sobre lo que decimos o lo que hacemos. 

Ese famoso refrán: “Si no tienes nada bueno que decir, mejor guarda silencio..” ¿Qué tanto de eso podemos entender hoy? Nuestro lenguaje, no es solo letras y símbolos, son comportamientos, es nuestro cuerpo, es una actitud completa ante situaciones cada vez más extremas… el mejor ejemplo es cuando debemos lograr que nos comprendan, que den una lectura correcta de lo que somos y de lo que queremos construir en nuestra sociedad. 

Los más jóvenes, los más viejos, los que están en el medio de esos dos grupos, son corrientes radicalmente opuestas de pensamientos, son tres visiones diferentes, salvo algunas excepciones, pero no dejan de enfrentarse día a día, es una manera de imponer una supuesta verdad… Los medios de comunicación fueron creados para modificar pensamientos, para implantar ideas, para sembrar matrices de opinión polémicas, y ahí está una nueva forma alternativa de ir contra esos medios “tradicionales”… las mismas redes sociales, irónico.

Comunicarse es una de las virtudes maravillosas que poseemos… la capacidad de entendernos; junto a una convivencia justa y equilibrada es nuestro gran fracaso a lo largo de toda nuestra historia, …en nada a cambiado el porque inicia un conflicto, siempre es por no entendernos, por no compartir ideas, por no comulgar con la opinión del otro. 

Siempre, a cada tanto surgirá entonces, una nueva GENERACIÓN DE OFENDIDOS.

Autor: Jesús Manuel Alfonzo

Fotografía: StockSnap

¿Te ha gustado este post? Otros artículos que te pueden interesar…

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.