Nueva Normalidad

Nueva Normalidad

Luego de mucho tiempo, estoy haciendo algo que antes me gustaba mucho, pero con el pasar de los años he visto que con mi cerebro seco ya no es algo que me resulta de gran entusiasmo y no es más que: ESCRIBIR.

Le estamos dando forma a este proyecto llamado “El Informal”, donde cada uno de nosotros (Santiago y yo) vamos a dejarles por escrito, algunas opiniones mas pensadas, menos viscerales, más “pulidas” sobre lo que cada episodio de nuestro programa representa para cada uno.

La pandemia, nos está jugando una de las experiencias más intensas en tiempos recientes para esto que según somos nosotros: la humanidad. A veces dudo si realmente merecemos tanta hipocresía, drama sobre las actuales condiciones de convivencia con las cuales hemos dejado de lado a tantos semejantes en tiempos considerados “normales”, término que no es más que eso que líneas anteriores mencionaba, UNA GRAN HIPOCRESÍA.

La manera como nos dirigimos, de cómo tratamos a los demás dentro de un mundo cada vez más opaco ante tantas diferencias sociales, donde solo importa el aspecto económico y no el humano, sobre todo el comercial, no es algo que tenga que ser catalogado como “normal” me opongo rotundamente a denominarlo de esa forma, donde vemos como tanto desastre social, ambiental, cultural y por ende económico lleva el calificativo de “normal”.

Para variar nos atrevemos a asumir que la nueva política lo llame NUEVA NORMALIDAD, es decir, seguir siendo egoístas pero ¿con tapabocas?, no entiendo ni entenderé como sabiendo que el enemigo en común es un virus, y que nuestra sobrevivencia si bien no será amenazada por esto, bien pondrá de manifiesto como somos egoístas y agresivos contra quienes son los más débiles en todo este calvario (quizá no para muchos de nosotros) que representa esta nueva normalidad.

Mucho de lo que hacía, vivía y tenía como experiencia de vida, rondaba bastante el aislamiento, soy una persona solitaria, y astrológicamente creo que ni se equivocaron al definirme como alguien que no prefiere las multitudes pero si la calidad de quienes te rodean… aún así no tanto. Han sido casi 200 días conviviendo en un entorno hostil, pero en el plano psicológico, en el mental, en ese que solo lleva a entenderte contigo mismo, donde el ruido del día a día ya no está, pues no cumples con aquella rutina, que hasta detestaba.

Ahora es una batalla contra las ideas, sí, hay que sobrevivir en esta nueva etapa, sí hay que tratar de creer que podré mantenerme en pie, son cientos los pensamientos que al final me llevan a la incertidumbre, la detesto, no vivo tranquilo con eso, pero las opciones son pocos, son reducidas, y a veces me da miedo tener que acostumbrarme a algo que para luego veré NORMAL y no como NUEVO.

Lo importante de todo esto es no hacer de esta situación un DRAMA, no hay nada tan detestable como eso, tan tonto y tan ridículo, compare tiempos anteriores, compare años de este despojo que llamamos humanidad y vea que pedirle que se quede en su casa más allá de ser una medida sanitaria justa y adecuada, según nos dicen es, será más bien una nueva forma de dominio social, una nueva forma de verlo a usted con un concepto reciente de PSEUDO  LIBERTAD de esa NUEVA NORMALIDAD.

Autor: Jesús Manuel Alfonzo

Fotografía: zhugher

¿Te ha gustado este post? Otros artículos que te pueden interesar…

Etiquetas: , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.