¡Máscaras! … y no por la Pandemia

¡Máscaras! … y no por la Pandemia

Cada vez que escogemos un tema, lo hacemos con la finalidad de que sea polémico, pues si, es la única manera de iniciar un buen debate, de dejarles a ustedes la opción de cuestionarse mentalmente si lo que escucharon o no, más allá de la ironía resultó ser interesante… para este programa 19, la “GENTE EGOCÉNTRICA” surge como algo común, que tenemos en nuestro entorno, puede que hasta usted que me lee lo haya sido en algún momento, al fin y al cabo, nadie es perfecto.

Mentalmente estos individuos resaltan por la gran capacidad que tiene de hacer empatía de manera inicial con el resto de sus semejantes, nos resultan hasta agradables a primera vista, y reaccionamos igual, siendo equivalentes con ese mismo agrado. Ya después de todo eso y con el pasar de los días, semanas, meses (esperemos que no más) comienzan a mostrarse a través de una serie de eventos desafortunados.

Lamentablemente no todos tenemos la capacidad para identificarlos, solo una vez dentro de ese círculo vicioso en el cual se convierte para muchos una relación así, es que somos capaces de entender en el gran lío que nos hemos metido. Pero está de su parte, dejarles todo ese lastre de mal genio y engaño que son capaces de proyectar de manera silente, pero por favor, no siga siendo más víctima de personas así.

Lea: ES MEJOR ANDAR SOLO QUE MAL ACOMPAÑADO, y es aquí donde usted debe no esperar mucho por fomentar eso de ser amigo de ocasión con una persona  egocéntrica, nunca tendrá una reciprocidad honesta, nunca tendrá nada que sea equilibrado con quien busca engrandecer su falsa autoestima delante de otros, y si eso incluye pasar por malos tratos con usted en público, así sea para que ese ego sea el punto de atención delante de otros, tenga claro que sucederá. 

Habría que evaluar cada etapa de esa persona, desde su niñez, su paso por la adolescencia, para entender porque ya de adulto su pensamiento maquina una tendencia hacia lo narcisistas que resultan ser. Es aquí donde la especialistas y psicólogos dicen que este tipo de gente viven de la aprobación de lo que digan otros, pero de forma confesa nunca lo admitirán, está muy al pendientes de eso, lo toman como un termómetro social. 

Creerse más importantes que los demás, pensamientos totalmente subjetivos, incapacidad para entender otras opiniones que no sean las de ellos, son por lo menos rasgos que deberíamos ser capaces de percibir o identificar si tenemos la mala suerte de llegar a relacionarnos con personas así.

Pero lo más aterrador aún, son lo manipuladores que llegan a ser con quienes forman parte de su día a día, eso los ayuda a compensar ese sentimiento de inseguridad con el cual viven. Si usted los analiza bien, como decimos en criollo, si usted pela bien el ojo, se dará cuenta que muy en el fondo son seres solitarios, tristes y con un gran vacío existencial, y al final terminan tristemente siendo rechazados por amigos, familia y compañeros.

Autor: Jesús Manuel Alfonzo

Fotografía: Mohamed Matar

¿Te ha gustado este post? Otros artículos que te pueden interesar…

Etiquetas: , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.